martes, 29 de abril de 2014

Distancia

Algunas veces de forma consciente o inconsciente, apartamos a las personas de nuestro lado, levantamos muros, y conseguimos que se sientan excluidos, incapaces de "entrar", de acercarse, de tocarnos... Nos olvidamos de las ocasiones en que somos nosotros quienes queremos tocar una puerta, de como nos sentimos en esos momentos...
Igual soy una ingenua, por pensar que la mayor parte de las veces lastimamos sin querer, que no hacemos daño de forma premeditada... Pero prefiero seguir pensando así.
Pese a todo, cuando las situaciones se repiten, llega un punto en que la herida es tan profunda, que es casi imposible de curar.
No siempre se puede volver atrás, no siempre las cosas vuelven a su sitio... Muchas veces quedan tocadas, y ya nunca podrán funcionar igual.
Algunas veces no nos damos cuenta de lo que estamos perdiendo, hasta que ya, es imposible recuperarlo. Conseguimos que quien quiere acercase, no sepa cómo hacerlo... que quien quiere hablar, no encuentre las palabras... y que la distancia crezca poco a poco, hasta que sea imposible tocarse...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada